Make your own free website on Tripod.com

Clases Magistrales por Gillian Cook (*)

Del 29 de octubre al 1 de noviembre de 1999

Gratamente sorprendido por el estilo ameno, la calidad didáctica y el trato casi familiar con el que nos obsequió Gillian, trataré de reflejar aquí todo aquello que creo intentó transmitirnos durante sus clases.

Tal y como reza el consabido refrán "cada maestrillo tiene su librillo", Gillian nos hizo partícipes de su opinión particular del orden de precedencia de los distintos aspectos del aprendizaje del baile.

En primer lugar coloca la "expresión", en segundo lugar la técnica y por último la ejecución del baile con "expresión" y "técnica".

A grandes rasgos, los conceptos fundamentales expuestos y los temas tratados durante las clases han sido los siguientes:

La conexión es una comunicación sin palabras, es una indicación, imperceptible para el espectador, una indicación a la mujer por parte del hombre de lo que quiere que haga, y es asimismo el punto del que se inician todos los movimientos.

 

(*) Gillian Cook es bailarina profesional. Hasta fechas recientes pareja de Mijail Popov. Profesora de la prestigiosa escuela inglesa de Vernon Kemp.

 

 

 

 

 

 

 

Libertad.

Bailar no es mover los pies al ritmo de la música al tiempo que se ejecutan las mas variadas figuras. Bailar es mover el cuerpo. En una definición mas amplia, bailar es: postura, equilibrio, conexión, armonía, fluidez, música, llevar, seguir….

El cuerpo puede adoptar distintas posturas moviendo distintas partes del mismo tratando de transmitir una serie de impresiones ó ilusiones a aquellos que nos estén mirando. En general, durante la ejecución de un baile latino, se trata de transmitir la sucesión alternativa de que la pareja pasa de una situación en la que la figura se hace pequeña a una situación en la que esta se maximiza.

Para minimizar la figura se recurre a la flexión de las rodillas, a rotar ambos hombros hacia adelante, a juntar los brazos al cuerpo, reducir la separación entre los miembros de la pareja.

Para maximizarla, se realza el "lado fuerte" ó "largo" ( strong ), con el ó los brazos extendidos, la espalda extpandida, y la posición relativa de los miembros de la pareja.

El objetivo que pretende alcanzar este concepto es gustarnos a nosotros mismos. No es narcisismo, es el resultado del análisis con espíritu crítico de la figura que componemos durante la ejecución del baile. De ello también se deduce que es importante dedicar una parte de nuestro trabajo de entrenamiento al espejo. No podremos transmitir nada a los demás si previamente no estamos convencidos de que tenemos algo que ofrecer.

Comunicación.

Utilizando la libertad de movimiento del cuerpo, debemos poner énfasis en lograr que el espectador se sienta atraído nuestra interpretación. Provocar en el la sensación de que es parte importante de nuestro baile, que necesitamos su participación. Esto se logra manteniendo la figura en una posición casi arrogante, la expresión, los brazos.

Complemento indispensable de la figura es la mirada, mas ó menos furtiva ó descarada según el contexto, (no es lo mismo bailar una danza romántica como una rumba que un baile enérgico como la Samba). Es importante conectar con alguien concreto del público mientras se baila porque, además de "inquietarlo", damos la sensación de que bailamos de forma fluida, sin tensiones ó preocupaciones.

Conexión.

Aunque generalmente se baila una coreografía conocida y practicada por la pareja, es imprescindible una perfecta sincronización de los movimientos de ambos bailarines. Esto sólo se logra si entre ambos existe algún tipo de comunicación. Evidentemente ésta no puede ser verbal ya que, entre otras cosas, hay una melodía sonando que nos obligaría a elevar considerablemente el tono de voz. Por tanto hay que buscar otra forma de transmitir las indicaciones necesarias para esta sincronización.

Los medios fundamentales para lograrlo son, fundamentalmente, el contacto físico ( generalmente la ó las manos ) y el contacto visual.

La conexión con la mano, la mas habitual, suele ser la mano izquierda del hombre soportando el peso de la mano derecha de la mujer, con el codo doblado a la altura de la cadera y los antebrazos paralelos al suelo. El punto de contacto ( las manos ) deben encontrarse en la mitad de la distancia que separa los cuerpos de ambos. El tono muscular tiene que ser el suficiente para se muevan en bloque con el cuerpo. Los codos no deben retroceder cuando la mano sienta el peso del cuerpo de la pareja sino que el cuerpo debe moverse en la dirección indicada para mantener la distancia entre el propio cuerpo y la conexión.

En determinadas circunstancias en las que no existe contacto físico, se recurre a la mirada para dirigir un movimiento. Es muy importante mantener una unión visual entre la pareja ya que esta forma de conexión suple ó complementa la conexión física.

 

Círculo.

La idea del círculo es otro de los detalles significativos que debemos tener siempre presente. Su aplicación tiene relevancia fundamental en la Rumba y el Cha-cha.

La idea básica es la siguiente: la pareja se encuentra dentro de un círculo imaginario en el que la conexión representa el centro de dicho círculo. Típicamente las figuras son una secuencia de separación / acercamiento de la pareja. Cuando la pareja se acerca, lo hace hacia la conexión, el centro del círculo. Cuando la pareja se separa lo hace hacia el exterior del círculo pero formando un cierto ángulo de tal forma que un hipotético tercer miembro de la pareja podría completar ese círculo imaginario. Ese miembro imaginario es el espectador al que tenemos que motivar para que sienta que ese elemento que falta en el conjunto.

La aplicación de este concepto, nos indica que en las aperturas hay que establecer un ángulo inferior a 180º entre los bailarines, ó muy superior si adoptamos una posición de "punta de flecha". Obviamente en un New York ó en un Hand to hand, el ángulo seguirá siendo de 180º. De todos modos son pocas las excepciones a la idea general.

Equilibrio.

Mantener el equilibrio en cualquier momento del baile, es fundamental y prioritario ya que la pérdida del mismo nos obliga a adoptar una postura incorrecta ó incluso a dar un paso extra para recuperar la verticalidad. Para evitar esto tenemos que ser conscientes de la alineación relativa de las distintas partes del cuerpo en relación las unas con las otras.

Alinearse significa tener claro el concepto del eje vertical; este eje pasa por el hombro, la cadera y la pierna correspondiente al pie de apoyo. Antes de iniciar un giro es necesario haber establecido correctamente el eje para poder efectuarlo con garantías.

Si el pie de apoyo es el derecho, el eje pasa por el hombro derecho, la cadera derecha, la pierna derecha. Si lo es el izquierdo, será el hombro izquierdo, la cadera izquierda y la pierna izquierda los que tendrán que estar perfectamente alineados verticalmente.

El lado que tiene el eje establecido, constituye el llamado lado "fuerte" (strong") ó "largo".

Brazos.

Uno de los elementos mas llamativos, en los bailes latinos, es el movimiento de los brazos. Es, quizás, el elemento mas complicado porque no existe una descripción técnica de que hacer con los mismos en cada momento. En lo libros de Técnica de baile podemos encontrar la descripción detallada de como se ejecuta un paso ó una figura; típicamente nos dice que pie se mueve, en que dirección, cuanto se gira en ese paso, con que ritmo, etc,etc. Sin embargo estos manuales parece que han sido diseñados para mancos porque de los brazos no dicen ni "pío".

Consciente de esta importante laguna, Gillian esbozó unas ideas básicas que constituyen el pilar sobre el que tendremos que desarrollar la técnica de los brazos.

¿ Como se mueven los brazos ?. Los brazos se mueven desde el hombro. Primero se rota el hombro hacia adelante notando que el omóplato sube, luego se eleva el brazo, luego el antebrazo y la mano. El brazo de la mujer empieza en el hombro y termina en la punta de los dedos, el del hombre "termina" en la muñeca ya que la mano suele ser grande y poco "delicada" así que es al final del movimiento cuando "enseña" la mano.

Para recoger el brazo se procede en sentido contrario. Primero se rota el hombro hacia atrás y luego se baja el brazo. Evidentemente todo esto hay que hacerlo con elegancia y suavidad.

¿ Cuando se mueve un brazo ?. Normalmente el brazo sube cuando pasamos a una posición de máxima separación de la pareja y vuelve a bajar cuando la pareja vuelve a acercarse. Típicamente una "acción de brazos" debe durar un compás con una duración máxima de compás y medio.

 

¿ Hacia dónde se mueve el brazo ?. No hay una regla general; en todo caso el sentimiento que nos inspire y lo que tratemos de transmitir, al público ó a la pareja, serán los factores que nos indiquen hacia donde mover el brazo. Es antiestético el movimiento tipo gimnasta: ahora al lado, ahora arriba, ahora atrás, repetir….No, la dirección del movimiento de los brazos forma parte de la libertad, de la expresión, de la comunicación con el público. Es válida cualquier dirección siempre y cuando no colapse la figura, ó limite la movilidad del cuerpo, no se puede desplazar el brazo hacia atrás porque es incompatible con rotar el hombro hacia adelante. Sin embargo un brazo extendido lateralmente y hacia abajo puede dar una sensación de fuerza ó hacernos parecer mas altos, mientras que un brazo elevado por encima de la cabeza nos hará parecer mas bajos.

Es importante trabajar los brazos delante del espejo a fin de adquirir la soltura necesaria para que nos ayuden a expresarnos con ellos, en vez de entorpecernos por no saber que hacer con ellos.

Bailes.

Aunque cada baile tiene sus particularidades específicas, en todos los latinos cabe aplicar los conceptos descritos anteriormente. Veamos cada uno de ellos.

Rumba.

El baile romántico por excelencia. La pareja realiza de forma casi ininterrumpida acciones de acercamiento y separación. Estas acciones permiten utilizar al máximo la libertad del cuerpo para expresar el sentimiento que la melodía nos inspira.

En la acción de acercamiento de la pareja, debemos tratar de minimizar la pareja, dar sensación de intimidad. Uno de los mecanismos para lograrlo es rotar ambos hombros hacia adelante y juntar los brazos al cuerpo. Al producirse la separación debemos tratar de hacer que la pareja se haga grande, para ello recurriremos a realzar el lado "fuerte", utilizar los brazos y adoptar una posición relativa de tal forma que el concepto del círculo sea patente.

Al desplazarse hacia adelante, el hombro ( y el cuerpo ) del pie que se desplaza avanzan en la misma dirección. La longitud del paso al caminar es, aproximadamente, la distancia entre la rodilla y el pié. Para averiguar la distancia correcta al caminar hacia atrás, bastará que, manteniendo las rodillas juntas, extendamos hacia atrás la pierna hasta que el pie quede vertical con la punta apoyada en el suelo.

Para determinar la longitud del paso adelante el procedimiento es similar: con la rodilla flexionada, el pie vertical y la punta apoyada en el suelo al lado del pie de apoyo, el paso es el que permite estirar la pierna sin adelantar la posición de la rodilla. El movimiento debe ser lo mas rápido posible. El cambio de dirección de los hombros se realiza cuando el cuerpo se encuentra en la posición descrita para averiguar la longitud del paso hacia adelante. Por supuesto estos cambios de dirección tienen que ser efectuados con suavidad, sin brusquedades, el movimiento tiene que ser contínuo y no a impulsos.

Al caminar, las rodillas deben rozarse, la mujer debe procurar que la rodilla flexionada cruce ligeramente delante de la otra. El concepto general ( aplicable también a los bailes Standard ) es que los pies tienen que pasar siempre por debajo del cuerpo.

Todo esto se complementó con demostraciones prácticas que, obviamente, es imposible describir aquí.

Cha-cha.

La interpretación rítmica del Cha-cha, constituyó el núcleo central del trabajo sobre este tema.

El Cha-cha es un baile que se caracteriza por el chasse en el 4&1 del que toma su nombre por el característico sonido de los pies al ejecutarlo.

Efectuar tres pasos en dos tiempos, exige una velocidad considerable en su ejecución. Con el fin de alargar el tiempo 1 ( el último "cha" ), los dos primeros "cha-chas" deben ser efectuados con gran rapidez.

Para que un paso sea rápido tiene que ser corto. Por ello se recurre a efectuar el chasse con los pies juntos, flexionando ambas rodillas ya que no hay tiempo material para establecer una acción de cadera, el último "cha" se realiza haciendo el desplazamiento lateral, realzando el lado fuerte y cuidando la posición relativa respecto a la pareja.

Al igual que en la rumba los hombros siguen la dirección del pie que se desplaza y el cambio de dirección se realiza en el mismo punto.

Samba.